Despertar de Conciencias

No cabe duda que el efecto Trump ha despertado sensibilidades de seres muy valiosos por doquier, que parecían dormidos. Necesitábamos una sacudida de tal tamaño para reaccionar, para razonar, para expresarse, para actuar, en fin, para dejar de ser tan conformistas con lo que somos y tenemos. Me sorprende sobremanera la reacción en cadena que ha provocado lo que parecía ser un sunami que presagiaba la destrucción, casi, casi, el fin del mundo. Y lo que en verdad ha provocado, es el despertar de conciencias, de nuevos horizontes llenos de optimismo y de oportunidades. Necesitábamos un acicate de tal magnitud, para darnos cuenta de lo mucho que tenemos, de lo mucho que valemos y de lo mucho que a partir de ahora podemos construir. El hartazgo y la complacencia, ya no caben más en nuestro interior. Debemos despertar y mantenernos altivos para no permitir que las sombras y tinieblas de los que se ufanan o se sirven de la tragedia o el poder, se apoderen de nuestros sueños, de nuestros ideales, de nuestros valores. Hoy más que nunca, debemos de demostrar nuestro temple, debemos de salir y gritar en nuestro interior: ¡TODO SALDRÁ BIEN, TODO TENDERÁ A SER MEJOR, JUNTOS TODOS LOGRAREMOS SUPERAR CUALQUIER ADVERSIDAD, TODOS TENDREMOS LA CAPACIDAD DE CAMBIAR Y SER MEJORES CADA DÍA!
Los invito a todos a mantenerse alertas, vivos y en acción. Yo ya lo estoy haciendo…